Sunday, 26 November 2017

Futuros posibles

El planeta Tierra es el lugar donde se crea nuestro futuro. Así que los habitantes de la Tierra tienen que ver mucho con el presente y el futuro del planeta. En el pasado lejano diferentes grupos de organismos y contingencias han cambiado la vida predominante en el planeta. La aparición de la fotosíntesis con la producción de oxígeno cambió la atmósfera del planeta. Los organismos anaeróbicos, aquellos que no utilizan el oxígeno en su metabolismo, quedaron relegados a ambientes pobres en oxígeno y muchos mueren al entrar al contacto con la atmósfera. Mientras tanto las plantas proliferaron y el ambiente que crearon dio lugar a las formas de vida que hoy conocemos.

La contingencia más famosa es la caída hace apenas 66 millones de años de un gran meteorito de unos 10 km de diámetro creando el crater de Chicxulub en el mar Caribe, cerca de la península de Yucatán. Este evento dio lugar a la desaparición de casi todos los dinosaurios, hoy representados por las aves, mientras que los mamíferos, de los cuales formamos parte, empezaron a aprovechar los recursos dejados libres por los dinosaurios, formando especies nuevas a través de la evolución.

Más del 95% de las especies que han habitado el planeta están extintas. La evolución y la extinción de las especies son un proceso de la vida, son inevitables. Lo único que cambia son las tasas de extinción. Hay eventos como la extinción de los dinosaurios, que se considera una extinción masiva. Estas extinciones son seguidas por radiaciones, formación de nuevas especies, por otros grupos. En esta caso los mamíferos.

La evidencia actual sugiere que el planeta ha entrado a la sexta extinción masiva. No necesitamos ver muy lejos para encontrar la causa más evidente del proceso. Estamos sobreexplotando las pesquerías, reduciendo las tallas de los productos y pescando cada vez más abajo en la cadena trófica. Nos estamos acabando los peces. El calentamiento global, que circula en los medios y la política con el eufemismo de cambio climático, cambia patrones de lluvia, temperaturas extremas, calienta y acidifica los mares. Estos cambios, aunados a la sobrepesca empobrecen los ambientes marinos y costeros. El crecimiento de las manchas urbanas e industriales y la expansión de la frontera agrícola destruye habitats terrestres y costeros. Todo esto disminuye las zonas silvestres del planeta, reduciendo la riqueza de especies y empobreciendo la biodiversidad, esa abstracción que abarca de genes a paisajes pero describe la riqueza y maravilla que es la vida.

La reducción de habitats quiere decir que vamos reduciendo espacios donde viven y se reproducen poblaciones de plantas y animales hasta que llega el momento donde no hay espacio o no hay suficientes individuos y la especie se extingue. No hubo ni tiempo ni recursos ni número de organismos suficientes para que la variabilidad impulsara la selección natural y la evolución de la especie, modificándola o creado una nueva. Empobrecemos nuestro planeta tal vez modificándolo al punto que no lo podamos habitar.

Chris D. Thomas difiere radicalmente de esta perspectiva, es autor de Inheritors of the Earth o Herederos de la Tierra, propone que en esta era de extinciones la naturaleza crece y se hace fuerte. Argumenta que las extinciones en islas, donde hay más especies especializadas y únicas, o endémicas, son inevitables. Estas especies no pueden competir con especies invasoras más resistentes a enfermedades, con comportamientos para evitar depredadores, también invasores y con un mejor uso de los recursos disponibles en las islas, por la falta de competencia. Considera que todas estas especies invasoras hubieran llegado eventualmente a las islas, como llegaron los pinzones de Darwin a las Galápagos, creado extinciones locales. Existe una diferencia, hemos acelerado el proceso inevitable. Por último, demuestra la creación rápida de nuevas especies tanto en continentes como en islas. 

Los razonamientos de Thomas son claros y las conclusiones son consecuencias lógicas de las premisas. Aún así ignoran la complejidad de muchos ecosistemas tanto como las fallas de conocimiento que tenemos de las sutilezas que los mueven. Me parece que aunque presenciamos algunos actos de evolución impulsados por humanos, las extinciones y la depauperación ambiental superan su optimismo.


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdez y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Monday, 13 November 2017

Futuro a la Vida Silvestre

La vida silvestre del mundo se ve afectada por la expansión urbana y agrícola, la contaminación de aguas y aire y el calentamiento global. El problema es global, la solución es local. La vida silvestre, la flora y fauna nativas de México, se ve disminuida. Los estudios más recientes indican que el estatus de conservación de los vertebrados de México va empeorando. Podemos probar hipótesis similares para otros grupos de animales y plantas en el país. Aunque no hay ni suficiente conocimiento ni suficiente personal para hacer las investigaciones adecuadas, la degradación y reducción de hábitats, que si han sido documentadas, apoyan nuestras hipótesis. 

Que haya pocos expertos no implica que no hay quien tenga un profundo amor e interés por n la vida silvestre. Los tomadores de decisiones desatienden no sólo a los hábitats y especies mexicanos, sino también a la amplia gama de expertos repartidos por todo el territorio. 

Las herramientas que existen en México para la conservación de especies son limitadas, todas producto de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, SEMARNAT. La Norma Oficial Mexicana 059 SEMARNAT 2010 describe los estatus de conservación de las especies, establece como calificarlas y lista las especies que caen en la norma. Estar listada aquí no confiere apoyo para conservación de la especie. 

La segunda herramienta, los Programas de Acción de Conservación de Especies, PACE, es administrada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, CONANP. Las especies incluidas: Cóndor de California, Vaquita, Borrego cimarrón, Manatí, Lobo mexicano, Jaguar, Zapote prieto, Tortuga laúd y otras más ,que también consideramos carismáticas por la simpatía e identificación que tenemos con ellas. Este criterio implícito discrimina contra especies menos atractivas pero igual o más amenazadas y con el mismo derecho a existir y ser protegidas. El PACE pasa por problemas, no tiene dinero nuevo y el rescate de la Vaquita ha quitado dinero a las otras especies.

Para evitar la discriminación por carisma y aprovechar el conocimiento experto que existe en el país sobre nuestra vida silvestre hace unos 15 años la Dirección General de Vida Silvestre de la SEMARNAT creo el Programa de Recuperación de Especies Prioritarias, PREP. Este programa albergaba a especies y grupos de especies que los expertos consideraban requerían atención para su conservación. No había dinero para dedicar a la conservación de la especie. 

El producto más importante de los PREP fue la formación de comités expertos donde incorporaba en el trabajo a los académicos, usuarios y miembros de la sociedad civil interesados en la especie. Los PREP nunca se formalizaron legalmente y fueron abandonados por cambios en las políticas de la Dirección General y la SEMARNAT. El otro producto fue la serie de publicaciones sobre muchas de estas especies. Se obtuvo una instantánea del estado de la especie, la identificación de los problemas para su conservación y una red de expertos que cubrían buena parte del área de distribución de la especie. 

No existe una oficina gubernamental que se dedique de únicamente a la conservación de especies ni con la capacidad para hacerlo. Aunque la Comisión Nacional para el uso y aprovechamiento de la biodiversidad, CONABIO, tiene “la misión de promover, coordinar, apoyar y realizar actividades dirigidas al conocimiento de la diversidad biológica, así como a su conservación y uso sustentable para beneficio de la sociedad”, no tiene la capacidad de cumplir su misión sin la ayuda comunidades y expertos.

Hace dos semanas varios ex-presidentes de comités PREP nos reunimos en Zacatecas para discutir el futuro de la vida silvestre, se nos unieron dos nuevos interesados.Como ciudadanos preocupados por la situación de muchas especies decidimos tomar cartas en el asunto. Elaboramos el Plan Zacatecas para la recuperación de la vida silvestre y conformamos el Colegio Mexicano de Vida Silvestre. Este colegio emitirá recomendaciones para los mejores manejo, administración y conservación de las especies de vida silvestre. Estas recomendaciones estarán basadas en la opinión experta nacional. A este plan le seguirán la conformación de redes de interesados y un congreso que permita la conformación de un colegio comprometido con el futuro de la vida silvestre en México.


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinato de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Monday, 30 October 2017

Retos de ecología y política

En esta carrera loca, cada vez con menor sentido y sin meta clara, que es el vivir y cada vez más sobrevivir, en el siglo XXI, nos encontramos ante retos aún más insuperables que el calentamiento global, la desertificación, la distribución inequitativa de alimento, tierras, agua y otros bienes y servicios y la irrupción de nuevas enfermedades para plantas, animales y humanos. 

Las corporaciones, notables por su respeto nulo al ambiente, superan en capital y capacidad a muchos países sin desarrollo industrial. Ejemplos sobran. El escándalo de Volkswagen y sus motores diesel que mentían cuando eran probados. El monopolio de Monsanto en la agricultura. La industria de muchas compañías farmacéuticas por patentar sólo los productos de la selección natural que pueden ser redituables, ya sea por ser remedios a enfermedades comunes con un mercado mundial o por ser tratamientos para enfermedades raras que sólo la medicina privada del primer mundo puede vender.

Nos enfrentamos a retos que ya creíamos superados, los derechos humanos y de la naturaleza que parecían ya consagrados en constituciones y tratados internacionales, desaparecen de la noche a la mañana en pos del capital. Nos amenazan con la Ley General de Biodiversidad, ley favorable al capital. 

Tenemos la información y el conocimiento para conocer el estado de nuestros ecosistemas, cómo mantenerlos y restaurarlos. Sabemos cuánto nos costaría mantener el status quo del planeta o la igualdad de oportunidades y el bienestar para todos.

Sabemos donde está la fragilidad, hasta donde llega la resiliencia y hasta donde puede llegar la adaptabilidad de una especie, un paisaje o un ecosistema. Sabemos cuantas especies y cuantas hectáreas de bosques y selvas perdemos todos los días. 

Negamos la evidencia de lo que sucede y suponemos ingenuamente que vivimos en un planeta infinito creado sólo para satisfacer nuestros caprichos. Lo único sagrado que queda en el planeta es el capital y su multiplicación ininterrumpida.

Si hay problema(s) hay solución. Suena sencilla, pero no lo es, aunque tampoco es imposible. Hay que cambiar. No hay que cambiar al mundo, hay que cambiar como entendemos e interactuamos con el mundo. Hay que admitir que el mundo es finito. Hay que lograr una distribución más equitativa de bienes y recursos. Hay que castigar a los culpables de la contaminación, la rapiña ambiental debe no puede seguir. Debemos hacer que la industria cambie la forma de uso de recursos y producción. La coerción no sólo debe ser legislativa y financiera. El desarrollo sustentable es posible. Los consumidores tenemos la última palabra en la forma de producción; debemos consumir lo realmente sustentable.

Una tarea más, pública importante, para el año electorero. Tal vez poco popular por incómoda, pero necesaria para vivir sustentablemente en el siglo XXI. Una tarea que haga que nuestros representantes, por los que votaremos, vivan más cerca de la realidad y más alejados del presupuesto. Debemos preguntar a todos los candidatos, de partido o independientes, que harán por lograr un mundo más sustentable. Que harán para mitigar y adaptarnos al cambio climático. Que harán para mejorar el transporte colectivo y el uso de bicicletas y castigar el uso de automóviles. Que harán para promover la educación que enfatice el conocimiento local, sin ignorar al mundo. 

No queremos leyes bellas poco realistas e incumplibles e incontables. No queremos que las aprueben alzando la mano sin saber de que se trata. Cómo establecerán alianzas con otros niveles de gobierno, los ciudadanos y la industria privada para llevar a cabo acciones que nos lleven a la sustentabilidad.

La tarea no acaba con las elecciones. Nuestros representantes se nos deben; los elegimos y pagamos sus salarios. Su jefe no es el jefe de bancada, el gobernador o el presidente. Han olvidado su responsabilidad, servir a quienes los eligieron y a la naturaleza de la que dependemos. 

Habremos de preguntarles regularmente que han hecho, cómo lo han hecho y cómo apoyan y promueven la biodiversidad y el desarrollo sustentable. Habremos de exigirles que perpetren todos los pasos necesarios para convertir nuestra política y nuestra economía en movimientos que respeten la biodiversidad y las culturas que nos han enseñando a usar nuestros recursos. 


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinato de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Sunday, 15 October 2017

La dimensión humana de los patos

El Convenio Internacional de Aves Migratorias, firmado en 1918 entre Estados Unidos e Inglaterra (para el entonces Dominio del Canadá) cubre ahora también a México. Este tratado centenario busca la protección de todas las aves migratorias de la parte norte del continente y ha sentado las bases para legislación pertinente en cada uno de los tres países.

Si se lee estrictamente el tratado prohibe federalmente en los Estados Unidos: perseguir, cazar, tomar, capturar, matar, intentara tomar capturar o matar, poseer, ofrecer a la venta, vender, ofrecer comprar, entregar, enviar, causar envío, entregar para transporte, transportar, causar ser transportada, lleva o causa llevar por cualquier medio, recibir para envío, transporte, acarreo o exportación, en cualquier momento, o de cualquier forma, cualquier ave migratoria, incluidas en los términos de este Tratado…para la protección de las aves migratorias…o cualquier parte, nido o huevo due cualesquiera de estas aves.

Hay excepciones, se permite y regula la cacería de patos, gansos y cisnes, las aves acuáticas cinegéticas. Para que haya esta cacería, se ha creado un plan de manejo continental. Así se creó en North American Waterfowl Management Plan. El Departamento del Interior de los Estados Unidos tiene, a través del Servicio Silvestre de los Estados Unidos en conjunto con gobiernos estatales y organizaciones de la sociedad civil ha diseñado, implementado, evaluado y mejorado este plan. 

Los días 25 al 28 de septiembre se realizó en el National Conservation Training Center, en Sheperdstown, West Virginia, no lejos de Washington D.C., se llevó a cabo el taller Future of Waterfowl, organizado dentro del plan de manejo arriba mencionado. Este no sólo fue un taller del futuro de las aves acuáticas cinégeticas, también nos reveló el muy probable futuro de la cacería y la observación de aves

Hacía mucho, pero mucho, tiempo que no me encontraba en una reunión con tantos hombres blancos mayores a 50 años y de pelo corto. Decir que las mujeres y las “minorías” raciales de los Estados Unidos estaban subrepresentadas no se acerca a la verdad, parece que ni siquiera fueron consideradas. Si había mujeres, pero todas las que estaban trabajan ya o quieren trabajar tanto en aves acuáticas cinéticas como en otros esquemas de conservación de aves mucho más inclusivos.

Los otros dos países el Canadá y la República Mexicana, contábamos con presencia mínima. Otra vez, había algunos canadienses prominentes por su trabajo en este grupo de aves. Además, sus mapas sólo consideraron a los Estados Unidos, excluyendo a Alaska, como si las aves aparecieran y desaparecieran mágicamente en sus fronteras y no existieran hábitats críticos que conocer y proteger.

No era una reunión de aves acuáticas cinegéticas era una reunión de patos. Los cisnes son minoría despreciable y los gansos basura. Lo importante, consideran ellos, es tener cada vez más patos que cazar y convencer a todos de que el manejo por los cazadores es el único y mejor para los humedales donde viven los patos.

No alcanzan a entender lo que las encuestas dicen. El número de cazadores en los Estados Unidos no supera los 2.4 millones con tendencia a la baja. El número de personas que se dedican a la observación de aves está arriba de los 10 millones, crece y se diversifica. Aunque la cacería sigue siendo un gran negocio, viene acompañada de rifles y escopetas, municiones, ropa camuflada y térmica, lanchas, kazoos, señuelos y lanchas, el número de licencias de caza disminuye. La observación de aves es más barata y es accesible a un público más amplio. 

Los hábitats preferidos por las aves acuáticas cinegéticas son humedales de gran riqueza biológica con una aportación importante a la biodiversidad local y regional. Sin un entendimiento más amplio por todos los usuarios de la utilidad de los humedales estos pueden denigrarse o desaparecer. Hay planes concretos para lograr esto.

Los cazadores, hombres blancos educados con una edad promedio de 45 años, corren más peligro de desaparecer que las aves y hábitats que utilizan.

La diversidad de usuarios con acceso a los humedales donde habitan más que patos y que proveen agua para agricultura y consumo humano son la mejor garantía para la persistencia de todas las aves en todos los hábitats; la verdadera dimensión humana de las aves.


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinato de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Wednesday, 6 September 2017

Mangos en Ensenada



El árbol de mango que nos antecede en la casa que hoy habitamos estuvo abandonado varios años. El año pasado el árbol recibió por parte de mi esposa y su achichincle servidor los cuidados de riego que necesita cualquier árbol, pero siempre estuvo plagado y sin visos de dar flores o frutos. Este año el tratamiento mejoró, el árbol ha recibido plaguicidas. Sorprendentemente el árbol ha producido mangos. Las frutas son pequeñas , dulces y con poco color. Sólo empezaron a madurar tras la aplicación tardía de un fertilizante con potasio que regula la floración y estimula la formación de frutos. Si las condiciones de calor se mantienen el proximo verano, no hay razón para creer que será diferente, seguro tendremos una cosecha de mangos más allá de lo que podremos consumir.El mango encuentra mejores condiciones, pero no las óptimas, gracias al calentamiento global. Sin este cambio nuestros esfuerzos serían inútiles o los rendimientos serían inferiores a los actuales.

Los mangos en los mercados de Ensenada son generalmente caros y están maltratados. La calidad de la fruta importada de otros estados o de otros países sufre por los tiempos de transporte largos, generalmente llega en condiciones poco apetecibles a Ensenada. Ensenada no produce árboles frutales a nivel comercial, los olivos son la excepción, pero las aceitunas no se consumen diariamente como otras frutas y el cultivo de algarrobo no progresó. Por sus temperaturas templadas, ambiente seco y poca agua no es posible cultivar árboles frutales tropicales. Tampoco podemos cultivar las especies de zonas más templadas, no hace el suficiente frío que estimula el crecimiento de estos frutos. El clima mundial está cambiando y nuestros veranos son más calientes. ¿Habrá mas árboles frutales de valor comercial en Ensenada?¿Podremos desarrollas nuevas industrias acordes a nuestra nueva realidad?

El impacto que está teniendo el cambio global no sólo se da en el mango de casa que bien cuidado dará frutos año con año. Veo a este árbol como una metáfora de nuestro futuro de comunidad ensenadense. Si no adaptamos cada una de las partes de nuestra vida, de nuestro sustento, de nuestra forma de vivir al cambio global tendremos pocas herramientas para adaptarnos a la vida que viene.

El mango de la casa puede recibir cuidados como agua, fertilizantes y plaguicidas que ayudarán a una buena producción de fruto. Los recursos adicionales requeridos son mínimos y están disponibles en casa. Comparados con los frutos que se obtienen la inversión vale la pena. Sin embargo nuestro futuro no será así. Seguiremos teniendo mucho sol y más. Los modelos indican que habrá menos lluvia. El recurso limitante de nuestro desarrollo, el agua, seguirá siendo tan imprescindible pero aún mas escaso. La agricultura tendrá que hacer aún mejor uso del agua, sólo veremos riego por goteo, con la inversión que este implica. Un aumento en la temperatura del océano puede cambiar drásticamente la productividad de nuestros mares y la vida, ya precaria, de los pescadores y sus familias de las costas de Baja California.

El gobierno federal y el gobierno del ayuda del sector productivo y el sector académico y la sociedad han hecho programas de adaptación al cambio global. ¿Dónde están las acciones que nos ayuden a esta transición a un mundo nuevo y desconocido? ¿Dónde están los planes y las acciones piloto que nos dejen saber si vamos por buen camino? ¿Dónde está la inversión necesaria para la transición? ¿Donde están las evaluaciones de los planes? 

Los primeros mangos de nuestro árbol no son los mejores, pero nos ayudaron a entender que podíamos y debíamos continuar para obtener mejores frutos, que era necesario experimentar e invertir. No veo en nuestros gobiernos el deseo de adaptarse, ni siquiera veo su interés en promover la creación de iniciativas entre la sociedad civil, el sector privado o la academia. 

El futuro es producto de nuestro trabajo y nuestra visión. Como y cuando nos adaptaremos al cambio climático depende de todos nosotros. Así como el árbol de mango requiere de planeación y cuidado para dar fruto, nuestra forma de vida también. Sin una visión de futuro que nos ayude a crear un mejor futuro que nos ayude a adaptarnos al cambio climático, seremos uno de muchos árboles abandonados en una casa llena de fantasmas.


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinato de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Thursday, 10 August 2017

Juguemos a la Conservación

La Vaquita (Phoecena sinus) sigue siendo el cetáceo más pequeño y amenazado del mundo, además de ser una especie restringida al alto golfo de California. Su extinción es inminente, las acciones gubernamentales y sociales para evitarla son insuficientes, siguen apareciendo cadáveres de Vaquita en las playas y los buches de Totoaba (Totoaba macdonaldi) siguen llegando furtivamente al Oriente .

La Totoaba es una especie comercial que puede llegar a extinguirse por que su pesquería no es sustentable. Una pesquería sustentable permite que la población mantenga su número año con año y la pesca su tonelaje. La gran demanda primero por la carne de Totoaba y ahora por su vejiga natatoria o buche, no han permitido una pesquería sustentable o regulada. Los pescadores furtivos no reportan cuanto producto se pescó y en donde. Matan a su gallina de los huevos de oro. La Totoaba ya es cultivada en centros de investigación, su explotación en acuacultura está al alcance de la mano de los pescadores. El impedimento es legislativo y burocrático. Se necesita modificar la NOM-059 para que se pueda explotar comercialmente una especie en cautiverio y sea intocable en libertad. Para la Totoaba no habría riesgo de furtivismo. Hay maneras de marcar especies criadas en cautiverio. El futuro de la Totoaba y de sus pescadores depende de una legislatura de conservación inteligente y realista.

La extinción inminente de la Vaquita no se resuelve con retórica gubernamental, perpetrada por el Procurador Federal de Protección al Ambiente Guillermo Haro Belchez. El Procurador argumenta la existencia no fundamentada de más de 100 individuos. Número tres veces superior a la mejor estimación del Comité Internacional de Recuperación de la Vaquita, CIRVA. El número mágico del Procurador sirve para aventar el problema a otros. Dejará una papa caliente al siguiente gobierno que tendrá que explicar la extinción encogiéndose de hombros o argumentando que CIRVA no hizo caso. Aunque la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) otorgó más dinero al Programa de Acción de Conservación de la Vaquita, lo hizo quitando dinero a otros programas de Conservación de especies como el borrego cimarrón, el condor o el manatí. El interés por salvar a la Vaquita tiene un precio económico y político que el ejecutivo federal no está dispuesto a pagar, aunque gasta manteniendo a miembros de la Profepa, la marina, el ejército, la gendarmería, la policía federal y los vistas y policías aduanales. Pese a todos ellos las vejigas siguen saliendo del país.

La extinción inminente de la Vaquita pudiera cambiar de rumbo no porque haya 100 y no 30 ejemplares, ni por que su número creciera rápidamente de dos o tres decenas a cientos de ejemplares. La hembra de Vaquita puede reproducirse una vez cada dos años, la recuperación será lenta. Sólo es necesario que la amenaza que la lleva a la extinción, la muerte en redes agalleras, desaparezca o se reduzca para que nazcan más individuos de los que mueren. 

Esta última condición no es fácil de satisfacer. El golfo de California no es sólo el acuario del mundo, sino también el principal sitio de pesca comercial en México. El equilibrio entre conservación y aprovechamiento es precario, por decirlo suavemente. La pesca es la principal forma de vida de muchas familias, ya sean permisionarios con licencias de pesca o los pescadores que emplean. No parece haber fuentes de ingreso alternativas que apoyen y diversifiquen la economía de poblados y campamentos pesqueros del alto golfo. El ecoturismo: pesca deportiva, buceo y avistamiento de mamíferos marinos y aves es incipiente. No parecen existir estudios de mercado que guíen como aprovechar estas oportunidades. 

En la pesca furtiva el dinero es fácil debido a la demanda y los precios de buche de Trotaba y el riesgo de incriminación es bajo; una gran tentación para los pescadores. También pudiera serlo para las autoridades, de otra forma es difícil explicar que el contrabando continue cuando se han prohibido las redes agalleras en la región.

Si la captura de la Vaquita para su reproducción en grandes áreas delimitadas por redes no funciona, los esfuerzos de conservación no pasan de ser un juego donde pierden la Vaquita, la Totoaba y los pescadores.

Del papel de la sociedad hablaremos en la siguiente ocasión.


Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.